Archivo de la etiqueta: Sensibilidad social

Protocolo doméstico ante coronavirus COVID19: una guía para el aislamiento en el hogar

Leyendo los capítulos 13 al 15 del libro de Levítico en el Antiguo Testamento, me doy cuenta que para Dios es tan importante mi salud e integridad física como lo es la espiritual.

Orientación para la persona en aislamiento:

  1. Manténgase dentro de su hogar.
  2. Quédese en una habitación separada, bien ventilada y con la puerta cerrada. Salga de la habitación si es necesario, solo por períodos muy cortos, cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla facial. Varios individuos del mismo hogar pueden aislarse en la misma habitación. Si todos los miembros del hogar requieren aislamiento, no hay restricción dentro del hogar.
  3. Lávese las manos con agua y jabón o límpielas con un desinfectante a base de alcohol antes y después de la preparación de alimentos, antes de comer, y antes y después de ir al baño.
  4. Se debe usar agua y jabón si las manos están visiblemente sucias. Es preferible usar papel desechable para el secado de manos.
  5. Si está disponible, use un baño separado.
  6. Mantenga la boca y la nariz cubiertas mientras estornuda o tose, tosa o estornude en un pañuelo desechable o manga. Esto es para evitar que el virus se propague. Inmediatamente después, lávese las manos con agua y jabón o desinféctelas con gel a base de alcohol.
  7. Si está amamantando, lávese las manos antes de tocar al bebé, use una mascarilla facial o cualquier otro paño mientras amamanta. Si se extrae leche materna con un extractor de leche, lávese las manos antes de tocar las piezas de la bomba o el biberón y, si es posible, considere tener a alguien sano que alimente al bebé con la leche materna.
  8. Si se desarrollan fiebre o síntomas respiratorios, o cualquier otra afección médica, llame a la línea directa de servicios de emergencia.

Orientación general: 

Seguir leyendo Protocolo doméstico ante coronavirus COVID19: una guía para el aislamiento en el hogar

Dios es muy compasivo conmigo, yo debo serlo con otros 

Puesto que Dios fue compasivo con nosotros, ¡Seamos compasivos! Llevemos Su amor a otros.

¡Dios me ama! Soy un pecador, pero Él me dio vida al salvarme sin que yo lo mereciera.

¿Se alcanza esa salvación por medio de alguna buena obra? ¡Sí! Pero por la buena obra, completa, suficiente, total, y perfecta que Cristo hizo al sustituirnos en la Cruz. Ninguna obra mía me salva, puede ayudar a salvarme, o me mantiene salvo. Sólo Cristo lo hace por mí.
Jesucristo me salvó por Su obra, no por las mías. También me salvó para que yo ande en las obras que Él escogió. ¡Y aun andar en estas obras es por la gracia y misericordia de Dios, pues sólo Su Espíritu Santo me ayuda a andar en ellas!

Quién no ha creído en el Hijo, tampoco tiene al Espíritu morando en él. Deja, entonces, de confiar en tus obras, sino confía en Dios recibiendo al Hijo, que Él también te dará Su Espíritu para que, siendo salvo y sin que pierdas la salvación, seas capacitado a vivir conforme a las obras compasivas de Dios.

Hoy mismo puedes saber con seguridad que eres salvo (1 Juan 5:13).  ¿Qué te detiene de expresarle entonces a Dios tu fe, con una oración como la siguiente? (Romanos 10:9-10).

Señor Jesucristo:

Reconozco que soy pecador, y que ninguna obra mía puede ayudar a salvarme, pero ahora creo que cuando moriste en la cruz hiciste el pago completo de todos mis pecados.  ¡Gracias por tu compasión!

¡Amén!

También nos gustaría guiarte a encontrar en La Biblia cómo puedes crecer en tu fe y cómo puedes ir aprendiendo a llevar una vida que honre a tu Señor, nuestro compasivo Dios.

¡Dios nos ama inmensamente! Somos pecadores, pero Él nos dio vida al salvarnos sin que lo mereciéramos.  Y si decimos que Dios nos ama, ¡amemos a nuestro prójimo! 

Únete para vencer el SIDA

A propósito, Shakira, estoy de acuerdo, la educación es clave para evitar que se propague el SIDA. Pero, sabiendo que el medio #1 por el cual se transmite el SIDA son las relaciones sexuales, ¿seguiremos enseñando cómo tener “sexo seguro”? ¿No convendría mejor hablar de “sexo a salvo”? Es que de la efectividad del “sexo seguro”, ¡no estamos seguros!

Amigo y amiga, ya me uní.

Tú también te has unido, no es verdad?

Los garífunas de Honduras

Los “Silver Star” interpretan ‘Garífuna Soy’, una canción de música ‘punta’, típica de los garífunas del nororiente de Honduras. En esta se refieren en Garífuna, en Español y en Inglés a sus tradiciones y costumbres. Mientras se escucha la música se observan fotografías de Honduras y su gente en bonitos lugares, así como de su flora y su fauna.

Sin duda esta canción puede reflejar tanto la condición como la necesidad de nuestros compatriotas garífunas (condiciones y necesidades que cada uno de nosotros puede tener), sin embargo, tengo presente que los hondureños debemos sentirnos orgullosos de nuestra diversidad étnica y con ello derribar barreras que nos impidan mostrar sensibilidad social para con todos, en especial para los más necesitados. Es conocido, por ejemplo, los “embates” no del mar sino del SIDA en un pueblo costeño, así como la gran necesidad de asistencia en educación, salud y transporte, por ejemplo, en la zona de la Mosquitia; y ya no digamos de la urgente necesidad de llegar a cada rincón de nuestro país con el mensaje de amor, perdón y redención que Jesucristo ofrece para cada raza, pueblo y nación… por eso elevo una oración por HONDURAS!!!

…y que cada compatriota garífuna tenga una copia de La Palabra en su propia lengua:

Discipulado 104

compartiendo
Ser desprendido también consiste en compartir nuestras posesiones con otros en necesidad

4ª Condición: Desprenderse de las cosas materiales.

“… cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones,
no puede ser mi discípulo.”
Lucas 14:33

Esta, la cuarta, es tal vez la menos apreciada de las condiciones de Cristo para el discipulado, y se podría decir que tal vez es uno de los textos menos apreciados de la Biblia. Se pueden dar mil razones para probar que el versículo no quiere decir lo que parece decir, pero los discípulos honestos lo reciben con ardor, aceptando que el Señor Jesús sabía lo que quería decir. ¿Qué quiso decir con renunciar a todo? Significa el abandono de todas las posesiones materiales que no pueden ser usadas para el beneficio del Evangelio, o que pueden ser obstáculos para el Evangelio. Es mejor deshacerse de ellas e invertir en cosas de mejor o mayor beneficio.

El que renuncia a todo no se convierte en un despreocupado haragán. Trabaja arduamente para proveer a las necesidades comunes de su familia y de sí mismo. Pero, como vive para esparcir el Evangelio, invierte en la obra del Señor lo que sobrepase sus necesidades. Deja el futuro en las manos de Dios, por eso está dispuesto a sacrificar sus propias necesidades personales si hay una demanda apremiante. El no puede poner su confianza en dinero ahorrado sin propósito cuando hay almas que están pereciendo por falta del Evangelio. El que renuncia a todo también lo hace porque reconoce que compartir con los necesitados también es una virtud. De esa manera prefiere obedecer el precepto del Señor en favor de acumular riquezas en el cielo, en lugar de malgastar su vida acumulando riquezas terrenales infructíferas, más aun cuando sabe que Cristo regresará pronto.

Wesley dijo: “Hacerse tesoros en la tierra está tan claramente prohibido por nuestro Señor como el adulterio y el asesinato.” Cada uno de nosotros es responsable ante Dios por lo que significa dejarlo todo. Un creyente no puede dictar normas para el otro; cada persona debe actuar como resultado de su propio ejercicio delante de Dios. Es un asunto estrictamente personal. Si como resultado de tal ejercicio, el Señor guía al creyente a un grado de devoción hasta el momento no experimentado, no debe ser ello motivo de orgullo personal. Los sacrificios que hagamos no son en ninguna manera sacrificios cuando los exponemos a la luz del Calvario. Además de esto, damos al Señor solamente aquello que ya no podemos amar. “No es necio quien da aquello que ya no puede retener para obtener algo que no puede perder.” (Jim Elliot, el misionero que junto a otros cuatro murió martirizado por los Aucas, pero quienes tiempo después se convirtieron al cristianismo por el testimonio de la misma familia Elliot.)

Para ti, amigo o amiga, ¿qué ha implicado renunciar a todo?