Archivo de la etiqueta: Amistad

Ayuda en tiempo de necesidad

¿Quién no necesita un amigo leal? #BuscaAyuda

DIOS CONSUELA A UNA PERSONA DEPRIMIDA A TRAVÉS DE AMIGOS LEALES COMO TITO.

“Mucha es mi confianza en vosotros, tengo mucho orgullo de vosotros, lleno estoy de consuelo y sobreabundo de gozo en toda nuestra aflicción. Pues aun cuando llegamos a Macedonia, nuestro cuerpo no tuvo ningún reposo, sino que nos vimos atribulados por todos lados: por fuera, conflictos; por dentro, temores. PERO DIOS, QUE CONSUELA A LOS DEPRIMIDOS, nos consoló con la llegada de Tito; y no sólo con su llegada, sino también con el consuelo con que él fue consolado en vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto y vuestro celo por mí; de manera que me regocijé aún más.” 2 Corintios 7:4-7 LBLA


De tu médico tú esperas un tratamiento;

de tu consejero, una orientación;

de tu pastor, compasión y ejemplo.

El psicólogo ofrece alternativas;

y, el psiquiatra, una terapia.

De tu confidente lo único que necesitas es:

¡QUE TE ESCUCHE!

Tu médico debe ser perspicaz,

tu consejero debe ser sabio,

tu pastor debe ser misericordioso,

El psicólogo debe ser sagaz en su análisis,

y el psiquiatra debe ser éticamente competente.

En cambio, la característica elemental y suficiente de un confidente es

¡LA LEALTAD!

Celebremos el compañerismo

Grupo de Trabajo Social ~ Promoción Bachilleres 1980 Instituto Departamental Evangélico “Anna D. Bechtold”

A todos mis amigos y amigas… pásenla bien hoy, gozando del compañerismo y disfrutando la vida con gratitud!

Nosotros sabemos lo que es el amor, porque Jesucristo dio su vida por nosotros… no debemos limitarnos a decir que amamos, sino que debemos demostrarlo por medio de lo que hacemos.

Sabemos que pertenecemos a Dios porque amamos a los demás… si estamos bien con Dios, podemos presentarnos ante él con toda confianza. Y nos dará lo que le pidamos, porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que a él le agrada. Y su mandamiento es que creamos en su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como Jesús nos lo ordenó… debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

Dios nos dio muestras de su amor al enviar al mundo a Jesús, su único Hijo, para que por medio de él todos nosotros tengamos vida eterna. El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio… si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros. Nadie ha visto nunca a Dios; pero, si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y también su amor estará en nosotros…

Sabemos y creemos que Dios nos ama, porque Dios es amor. Cualquiera que ama a sus hermanos está íntimamente unido a Dios… La persona que ama no tiene miedo. Donde hay amor no hay temor. Al contrario, el verdadero amor quita el miedo. Si alguien tiene miedo de que Dios lo castigue, es porque no ha aprendido a amar.

Nosotros amamos a nuestros hermanos porque Dios nos amó primero. Si decimos que amamos a Dios, y al mismo tiempo nos odiamos unos a otros, somos unos mentirosos. Porque si no amamos al hermano, a quien podemos ver, mucho menos podemos amar a Dios, a quien no podemos ver. Y Jesucristo nos dio este mandamiento: «¡Amen a Dios, y ámense unos a otros!»

Extractos de I Juan. Traducción en Lenguaje Actual.

Nelson Cruz

Nelson Cruz y su familia
Nelson Cruz y su familia

Nelson Cruz es un destacado líder en nuestra iglesia. Su fiel servicio lo ha mostrado, entre tantas otras cosas, como director de nuestro ministerio de drama, el cual ha presentado exitosas obras teatrales evangelísticas, las más recientes TESTIGO y CUANDO PASA EL OTOÑO.

Debido a un quiste en la médula espinal, el pasado miércoles 24 de enero fue sometido a una delicada operación quirúrgica en el Hospital del Seguro Social de San Pedro Sula.

El ánimo y la fortaleza espiritual de Nelson ha sido impresionante. ¡Está luchando! Sin embargo hoy los médicos han informado de un cambio en el proceso de recuperación que hasta ahora se estaba observando. Hoy se procederá a conectarlo a un respirador artificial para cuidar su cerebro de una baja oxigenación. Sí, Nelson está luchando. Ayer, aunque con dificultad para respirar, decía al comentar Job 42.5, que al levantarse escribiría un drama y lo presentaría para dar testimonio de que “yo pensaba que conocía a Dios… en esta prueba lo estoy conociendo mucho más”.

Hace algunos años, por asuntos laborales, Nelson & Angeles se mudaron por casi un año a Guatemala, donde en aquel entonces mi familia y yo servíamos en nuestra iglesia allá. El paso de la familia Cruz no solamente dejó sus huellas de amor en toda la congregación, sino que estableció un vínculo de amistad que hasta la fecha ha sido creciente. Por eso uso este espacio para hacer una petición tan personal y tan del corazón: Apoyemos a Nelson, luchemos al lado suyo, de su esposa y de sus hijas e hijo… ¡Oremos por su recuperación!

Discipulado 103

¡Hermandad!

3ª Condición: Amar fervientemente a la familia espiritual

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos,
si tuviereis amor los unos con los otros.”
Juan 13:35

Una condición de esta naturaleza pretende que constantemente nos interesamos en el bienestar de los demás, demostrándolo de manera práctica. Este es el amor que considera a los demás como mejores que uno mismo. Este es el amor que cubre multitud de fallas. Este es el amor que tiene paciencia y es amable; que no es envidioso, ni se cree más que nadie, no es orgulloso, no es grosero ni egoísta, no se enoja por cualquier cosa, no se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad. El que ama con este amor es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sin esta condición, el discipulado sería una disciplina fría y legalista. Sería címbalo que retiñe.

Los creyentes somos el cuerpo de Cristo. Ninguno de nosotros, en perfecta salud mental y emocional, busca destruir su propio cuerpo, sino que busca más bien cuidarlo. Al tener conciencia que debemos cuidarnos los unos de los otros aprendemos a respetar, honrar, amar y servir a los demás. Al hacerlo realmente lo estamos haciendo a Cristo.

Cuando una persona se convierte, entendiendo de lo que Cristo lo ha librado, responde de manera natura con amor. Jesús mismo dijo “Al que más se le perdona, más ama” (Lc 7:41-43). La primera carta de Juan habla de al menos tres pruebas de la salvación de una persona. Una de estas es la que llamamos “la prueba del amor”…

  • 2:9,11 Si alguien odia a su hermano es porque sigue en la oscuridad.
  • 2:10 El que ama de verdad no anda malintencionado con el otro.
  • 3:10 El que no ama a su hermano no es hijo de Dios.
  • 3:14 El que no ama a su hermano no ha pasado de muerte a vida.
  • 4:7 Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios.
  • 4:8 El que no ama, no conoce a Dios.
  • 4:11 Ya que Dios nos ha amado… así también nosotros debemos amarnos.
  • 4:12 Si nos amamos, el amor de Dios se perfecciona en nosotros.
  • 4:20 El que no ama a su hermano, no puede amar a Dios.
  • 4:21 Quien ama a Dios, ame también a su hermano.
  • 5:2 Nos amamos cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos.